Y así, sin mas… te fuiste…

“… Y la Vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido…”

(Joaquín Sabina)

Y de nuevo un día 5…

Sería el último que compartieras con nosotros…

Era 5 de agosto, temprano, papá se acercó a mi cama y me dijo… Evi dice que no se encuentra bien. Salté adormitada de la cama y fui a verte. Te pregunté que te pasaba y me dijiste lo mismo que a papá, que no te encontrabas bien…

Tu ratita se levantó, fue en tu busca, te acarició la cabecita como a tí te gustaba y luego te dio un beso sobre ella… la inocencia no la hizo entender que sería el penúltimo que te diera, de haberlo sabido la hubiera dicho que te achuchara, pero tú la llamaste…

Le dijiste: Ratoncita, te quiero, pero hoy no quiero que estés aquí.

Yo estaba ya en la cocina preparando las medicinas y se me acercó diciendo: mami, Evi está mal, me ha dicho que hoy no quiere que esté aquí y si dice eso… es que está mal.

No sé que notarías pero lo presentías…

Le dije a papá que se la llevara a casa de la tía. La preparé un pequeño macuto. Fue a despedirse de Tí y la diste un beso, el beso que te agradeceré el resto de mi Vida, por haber sido el último que entregaras. Ella te achuchó, te volvió a tocar tu pelona cabecita y te devolvió un beso. Y mirándote desde la puerta del salón te miró, se llevo su inocencia, su madurez, su alegría y su tristeza… y me dijo: mami, si me voy no pasará nada. Evi dice siempre que soy el motor de su Vida, no se parará?…. Le dije, no cariño, no te preocupes y pásalo bien…. La mentí!

Eran ya las 16:00 cuando decidiste elegirle a él, a “Papá”. Se sentó a tu lado, puso tu manita blanca y suave sobre su brazo y no se separó. El resto me lo guardo para mí…

A las 21:07 le dijiste: Papi, abre la puerta que me quiero ir, quiero descansar.

Papá retiró tu manita y la posó en la cama, se dirigió a la puerta de la entrada y la abrió. Mamá le dijo: que haces? y le contestó: Mi hija me dice que la abra la puerta.

Volvió a tu lado, volvió a poner tu manita sobre su brazo, te miró y mientras tú intercambiabas la mirada hacia el cuadro del salón que nosotros sabemos y a la libélula que días antes te había regalado tu ratita…. lo supimos.

Eran las 21:10. Cual “gusanito” de seda, te arropamos y pudimos ver como en cuestión de segundos, te salieron dos hermosa alas y …..

Te convertiste en un hermoso ángel.

Te Amaré el resto de mi Vida.

Hasta el infinito y más allá, ida y vuelta.

Gracias por haber compartido conmigo desde que nací, todos los días de tu Vida.

Gracias por haberme hecho fuerte.

Gracias por enseñarme a sonreir, aunque en eso nunca te ganaré, tu Sonrisa era perfecta.

Gracias por haber querido tanto, tanto, tanto a Joan y a mi pequeña.

Gracias por haber sido la mejor hermana mayor que se pueda tener.

En definitiva… Gracias por haberme enseñado a VIVIR!!!

Gemi.

Anuncios

Su obra maestra y agradecimiento.

“La Vida es una obra de teatro que no permite ensayos.

Por eso, ríe, canta, baila, duerme, sueña, llora, Vive…

antes de que se baje el telón, y la obra termine sin aplausos”

La reunión que tuvimos mis padres, mi marido, mi tía y fiel compañera, el Dr. Cachaldora y yo con el oncólogo fue mi maldito regalo de cumpleaños.

Era 18 de febrero y sus duras aunque a la vez delicadas palabras fueron:

“Eva entra en una fase terminal”

Se me vino el mundo encima (y eso que se supone que yo sabía algo), pero ver la mirada fija de mi madre clavada en el oncólogo, la inexpresividad de mi padre y mi tía,  la lágrima disimuladamente borrada de mi amigo Santi (el DR. Cachaldora) y el apretón de mi marido en mi pierna… pareció que me rajaban de arriba abajo.

Los resultados del pec-tac, no podían ser peores…

El maldito cáncer seguía avanzando y aparecieron nuevas manchas en la médula.

Fue entonces cuando empezó, la verdadera “representación del teatro”…

Todos teníamos un papel.

Ella el papel protagonista. Cual Princesa de cuento hasta el final, con su sonrisa, sus bromas, su templanza, su gratitud infinita, su delicadeza, saber estar… todo un ejemplo y digno papel.

Nosotros, los que ella eligió para su obra… los actores principales.

(Papá, mamá, su tía Lauri, Pitu, su ratona, sus cuñados, su pareja, Miriam, Maria Mar, Sonso, Soto, Santi y yo)

Al resto de familia y amigos… los actores de reparto.

Y a toda esa gente que sin conocerla la daba ánimo… los actores secundarios.

Su fiel director: El Dr. García Sáez.

Desde aquí graciasssss infinitas por hacer de su obra, un record de visitas, mensajes, apoyos y cariño.

Gracias a todo el personal del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, a Patrimonio Nacional y a Zarzuela, a SS.MM los Reyes de España D. Felipe VI y Dña. Leticia, por ese mensaje de cariño a mis padres, a la Reina Doña Sofía, a Doña Rosario y a toda la gente que sin yo conocer personalmente se acercó a darla su último adiós.

Por mi parte, me queda la Alegría y la Sonrisa que ella siempre nos regaló.

Hasta siempre hermanita.

Te amaré hasta el infinito y más allá, ida y vuelta.

El comienzo… de un vacío de por VIDA.

“Pero la batalla era ansia de Vida y la derrota sería cara”. (Fco. Javier Fresneda)

Era 5 de febrero de este año y estaba sola en casa. El día anterior había publicado el post “Mucho x Vivir”, y estaba emocionada por todas las visitas y mensajes de ánimo que había recibido. Organicé mi casa, y me senté en la cocina a esperar que mi hermana “Caprice” me llamara. Quería saber si la darían el ciclo de quimioterapia o no.

Su amiga Sonso y mi amiga Ana Belén, me llamaron para preguntarme si sabía algo y les contesté que no.

No me digáis por qué, pero cogí el teléfono y le llamé. Sabía que el día anterior, él, había quedado con el oncólogo de mi hermana, entre otras cosas para decirle, que no había visto bien como su enfermera había hablado con mis padres del avance de la enfermedad con tan poca sutileza, y entonces, oí su voz al otro lado del teléfono y con la alegría que siempre me hablaba contestó: Gemitaaaa!!!! y a continuación… me lo dijo…

” Te lo voy a decir a tí, porque creo que debes de saberlo, por supuesto que a tus padres y a tu hermana Pitu, no les he comentado nada”

Fue entonces cuando comprendí que empezaba la cuenta atrás….

Él hablaba, yo escuchaba. Él respondía, yo preguntaba. Y así visualicé la realidad.

Nos despedimos, no sin antes decirme que me mantendría informada, pero ya, me daba todo igual… me lo había dejado claro, y el tono de su voz conmigo…le delataba.

Desde aquí agradecer al DR. CACHALDORA, nuestro AMIGO del alma, su papel.

Entonces subí, preparé la ropa y abrí el grifo de la ducha. Me miré en el espejo y me pregunté… ¿Y por qué no lloro?. Entonces me acordé de cuando escribí aquello de “Dios da las batallas más difíciles a sus mejores soldados” dije que iba a ser fuerte. Por mí, por mi niña, por mi esposo, por mis padres, por mi hermana pequeña… y como no… POR ELLA!

Me metí en la ducha, y sintiendo como el agua corría desde mi cabeza hasta los pies, por todo mi cuerpo, sentí que mi alma se iba también por el desague….

Me vestí, comí y como un robot programado fui a recoger a mi pequeña del cole. Hicimos la compra, los deberes, la cena…

Las noticias no habían acabado, y el día me estaba resultando una pesadilla.

Llamé a casa de mis padres, para preguntar por el nuevo ciclo y de nuevo un: “Sólo te lo diré a Tí”…

Ella fue la que cogió el teléfono y yo la noté rara. Después de quererme alargar la conversación me dijo:

¿Te acuerdas de los mareos que me daban estos días atrás?, le contenté que sí. Y fue cuando me confesó que le habían detectado unas manchas con un tumor en el cerebelo.

Seguí sin llorar.

Me mantuve serena en todo momento y eso que mi marido no dejaba de mirarme durante toda la conversación. Cuando colgué  me preguntó: ¿Qué pasa? Le miré y le contesté.. ahora en la cabeza, luego hablamos.

(Desde aquí hago un inciso para pediros perdón, si en algún momento de los que me habéis llamado por teléfono, no os he dicho la verdad… pero tenía y tengo a mi pequeña que siempre está pendiente)

Esperé a acostarla y le volví a llamar. A Él. Me dijo que colgara que me devolvía la llamada. Y esperé.

Sonó el teléfono y de nuevo… otro mazazo! Este fue el peor, porque salvo él y su oncólogo, nadie sabía nada. Ni ella, ni mis padres, ni mi otra hermana… nadie.

Habían decidido los dos médicos que alguien tenía que saberlo. Ella estaba débil y jamás preguntaba, a mis padres me dijeron que les veían mayores (aunque yo sé que lo que veían era a unos padres destrozados), y mi otra hermana estaba en otro continente. De nuevo me eligió a mí (seguían poniendo a prueba mi capacidad para ser lo fuerte que había prometido).

Me dijo: Gemi, alguien tiene que saber que la cosa está muy fea. No son simples manchas, es una metástasis cerebral con tumores variados de más de 3 cm y el lunes empezaremos a radiarla la cabeza.

De nuevo serenidad… sin lágrimas.

Le dije que me contara toda la verdad sin rodeos ni mentiras y me dijo que tal y como estaba no dudaría más de un año!

En seguida mi cabeza repasó a toda velocidad todo le que teníamos programado. La comunión de su ratita, su décimo cumpleaños, el crucero que tantas ganas tenía, el coche que acababa de comprar…. Y le dije: Eso es todo?  Y me contestó: NO

Es un año si aguanta la quimio y la radio. Si no está fuerte… no llegará al mes de Mayo. Luego siguió deciéndome que era muy importante el pec-tac de marzo. En él podría ver el avance o freno de la enfermedad y podríamos tener esperanza.

Mi nueva esperanza… el pec-tac.

….