Y así, sin mas… te fuiste…

“… Y la Vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido…”

(Joaquín Sabina)

Y de nuevo un día 5…

Sería el último que compartieras con nosotros…

Era 5 de agosto, temprano, papá se acercó a mi cama y me dijo… Evi dice que no se encuentra bien. Salté adormitada de la cama y fui a verte. Te pregunté que te pasaba y me dijiste lo mismo que a papá, que no te encontrabas bien…

Tu ratita se levantó, fue en tu busca, te acarició la cabecita como a tí te gustaba y luego te dio un beso sobre ella… la inocencia no la hizo entender que sería el penúltimo que te diera, de haberlo sabido la hubiera dicho que te achuchara, pero tú la llamaste…

Le dijiste: Ratoncita, te quiero, pero hoy no quiero que estés aquí.

Yo estaba ya en la cocina preparando las medicinas y se me acercó diciendo: mami, Evi está mal, me ha dicho que hoy no quiere que esté aquí y si dice eso… es que está mal.

No sé que notarías pero lo presentías…

Le dije a papá que se la llevara a casa de la tía. La preparé un pequeño macuto. Fue a despedirse de Tí y la diste un beso, el beso que te agradeceré el resto de mi Vida, por haber sido el último que entregaras. Ella te achuchó, te volvió a tocar tu pelona cabecita y te devolvió un beso. Y mirándote desde la puerta del salón te miró, se llevo su inocencia, su madurez, su alegría y su tristeza… y me dijo: mami, si me voy no pasará nada. Evi dice siempre que soy el motor de su Vida, no se parará?…. Le dije, no cariño, no te preocupes y pásalo bien…. La mentí!

Eran ya las 16:00 cuando decidiste elegirle a él, a “Papá”. Se sentó a tu lado, puso tu manita blanca y suave sobre su brazo y no se separó. El resto me lo guardo para mí…

A las 21:07 le dijiste: Papi, abre la puerta que me quiero ir, quiero descansar.

Papá retiró tu manita y la posó en la cama, se dirigió a la puerta de la entrada y la abrió. Mamá le dijo: que haces? y le contestó: Mi hija me dice que la abra la puerta.

Volvió a tu lado, volvió a poner tu manita sobre su brazo, te miró y mientras tú intercambiabas la mirada hacia el cuadro del salón que nosotros sabemos y a la libélula que días antes te había regalado tu ratita…. lo supimos.

Eran las 21:10. Cual “gusanito” de seda, te arropamos y pudimos ver como en cuestión de segundos, te salieron dos hermosa alas y …..

Te convertiste en un hermoso ángel.

Te Amaré el resto de mi Vida.

Hasta el infinito y más allá, ida y vuelta.

Gracias por haber compartido conmigo desde que nací, todos los días de tu Vida.

Gracias por haberme hecho fuerte.

Gracias por enseñarme a sonreir, aunque en eso nunca te ganaré, tu Sonrisa era perfecta.

Gracias por haber querido tanto, tanto, tanto a Joan y a mi pequeña.

Gracias por haber sido la mejor hermana mayor que se pueda tener.

En definitiva… Gracias por haberme enseñado a VIVIR!!!

Gemi.

2 respuestas a “Y así, sin mas… te fuiste…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s