Una escapada…

Holiiiiiii

¿Cómo estáis?, seguro que apurando los últimos días de Agosto y reponiendo fuerzas para el comienzo del mes de Septiembre. Pues lo mismo que yo!!! jajaja

Hoy voy a haceros un post del fin de semana que he pasado junto con mi marido en el Hotel Beatriz de Toledo.

Mi marido decidió el viernes pasar el fin de semana fuera, pero cerquita de casa y nos acercamos a esta ciudad que tanto nos gusta y que tenemos a escasos 35 minutos de casa.

Los que me conocen, sabéis que me gusta planear las cosas con tiempo, y eso de hacer una maletilla de un día para otro lo llevo fatal,  menos mal que es verano y sólo nos íbamos los dos (tenemos a nuestra princesa en la playita con sus abus). Así es que, ya que el viernes llegamos a eso de las 2:30 de la madrugada, el sábado por la mañana hice la maleta…

 Llegamos al Hotel sobre las 12:00 y como la entrada era a partir de la una, fuimos a dar una vuelta para ver como era. Buscábamos algo cerquita y que tuviera piscina y algún tratamiento para podernos relajar un poquito, y éste era perfecto.

Nos sentamos en una de las terrazas del Hotel a tomarnos un refrigerio y luego pasamos a inscribirnos…

El Hotel es como un complejo en el que también se dan convenciones y congresos dado que dispone de varios salones y espacios al aire libre, y lo más importante para nosotros… un centro de masaje.

La habitación era bastante amplia, con baño completo y terraza (claro que con la cama XXL que nos dieron tenía que tener espacio, jeje)… os la enseño.

Una vez vista la habitación, cogimos el coche para irnos a comer al centro de Toledo. No hace falta que os diga, que el calor que hacía a las dos de la tarde por la ciudad era asfixiante, pero como ya lo conocemos, dimos una vuelta por la plaza de Zocodover y enseguida nos metimos en un sitio para comer.

Tomamos el menú del día y yo elegí de primero la migas y de segundo lacón asado.

Y pronto nos volvimos al Hotel, porque sobre las 17:30h teníamos que estar preparados para ir al SPA a darnos nuestro masaje.

La verdad que no me gustan nada los SPA, y según íbamos llegando se siente el olor a agua o humedad que me ahoga, pero realmente el sitio es precioso y está muy bien organizado.

Llegados a la recepción del SPA, una chica muy maja nos hizo entrega de un albornoz a cada uno, unas zapatillas, una especie de braguita (desechable)y una pulsera con una llave que abriría nuestra taquilla; luego nos indicó donde estaban los vestuarios y… a disfrutar!!!

La salita era preciosa y nada más entrar con la música relajante que tienen casi que te invitan a dormir… Nosotros elegimos un pack Dúo, en el que nos daría el masaje con unas esencias de jengibre y lima que fue extraordinario. La chica que me tocó a mí se llama “Mila”, desde aquí quiero agradecerle lo bien que me trató, lo que me aguantó (porque me contó que nadie habla con ellas normalmente y yo no paré de darle la tabarra, jeje) y porque me pareció una chica majísima con una dulzura increíble. Gracias de corazón MILA!!! Y por supuesto, porque sus maravillosas manos hicieron que mi cuerpo disfrutara del relax por unas horas.

IMG_8883 (1)

La verdad que cuando la conocí le dije que me había saltado las normas. Ella me dijo que si no me había puesto el tanga y me dio la risa… dije, sí,sí, pero en el albornoz me he escondido el móvil para hacer fotos y pone que no se puede! jajaja

Por supuesto la pregunté y me dijo que sí podía, que donde no se podía era en el SPA por la gente.

Cuando acabamos con el masaje, que como os decía me supo a gloria, Mila me dijo que me diera una ducha porque las esencias podía mancharme la ropa. Y así lo hice. Me dijo que si me apetecía un zumo o una infusión y me dijo que cuando saliera de la salita a mano izquierda, encontraría una especie de mesita con ello.

Me duché, hice unas fotos y cuando salí me encontré a mi querido marido tumbado en una hamaca totalmente relajado tomando un zumo. Estaba para verle!!!

Después bajamos un rato a la piscina porque se nos había quedado una cara y un cuerpo de empanamiento que no podíamos, jajaja …hasta la hora de la cena.

Cenamos y a dormir… aunque otra vez nos dieron las tantas… gracias a una familia con unas gemelas de 4 añitos que me volvieron loca. Mañana os cuento la anécdota!

IMG_8911

El Domingo nos despertamos super temprano y bajamos a desayunar. El desayuno buffet era de los más completos que he visto hace tiempo y todo muy variado. Embutidos, mucha fruta, todo tipo de cereales, huevos de todas las formas posibles, cafés, té, chocolate, churros, bollería…. menos mal que no me entra mucho por las mañanas, porque sino… hubiera reventado!!!

 Y ese ha sido nuestro finde!!!

Espero que os haga gustado. Nosotros hemos venido encantados y relajados…haber lo que nos dura, jajaja.

Recuerden ser felices.

Les espero, besitos a Tutti!!!

Gemi.

2 respuestas a “Una escapada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s